TRADUCTOR

martes, 16 de septiembre de 2014

TÚ DEBES SER EL CAMBIO

La perversión del liderazgo
En el fondo más oscuro de los males de España y del Pueblo español, que es lo mismo, se encuentran la tristeza kármica que se desprende de sus gentes y una crisis de liderazgo casi enfermiza. Es necesario recuperar el sentido último del líder. De abajo a arriba, de dentro a fuera, que dirían en Oriente. Necesitamos líderes en los hogares, en los barrios, en las fábricas, en las empresas, en los comercios, en los colegios, en los hospitales. Sería del todo necio, y no aguantaría ni el más laxo análisis de optimismo, por lo ingenuo del tema, esperar cualquier síntoma de liderazgo en nuestra casta política.
Necesitamos vertebrar a España con nuevas actitudes. La más determinante cualidad del líder es, precisamente, su actitud. No podemos continuar creyendo que un voto vaya a cambiar nada. La casta política y la oligarquía financiera, se descojonan de risa mientras se frotan las manos. Puede cambiar un partido u otro, los dos los hemos catado, sin apreciar diferencias en cuanto a lo que en estos momentos nos tiene postrados ante una tribulación contagiosa, la desesperanza, la desconfianza en el futuro, potenciada por la falta de honestidad de esta clase que ha crecido para vivir por y de la política, no como servicio y entrega, no, pero eso ya lo saben ustedes igual que nosotros. La que con prepotencia, chulería y golfería ha llenado nuestro parlamento de políticos que han olvidado que el verdadero secreto para ser digno de confianza, es serlo.
Estoy hablando de recuperar la responsabilidad, la fortaleza y la creatividad. Llevamos siglos sin aportar nada nuevo a nuestras comunidades, exprimiendo un liberalismo que nació hace dos y va a la deriva, fiel lameculos ante los postulados capitalistas. De mal en peor. Los partidos carecen de legitimidad, viven para los suyos, y se las han arreglado para que, encima, les paguemos la fiesta entre todos. No nos representan. Tenemos que tomar la iniciativa para convertir nuestras instituciones en órganos que nos representen. 

Pero para ellolo primero que hay que hacer es cambiar la actitud. Y pensar en grande. Y no olvidar que, antes que nosotros, otros lo hicieron. La sociedad del bienestar no ha traído tanto de lo que predica -al contrario, ha abierto una gran brecha entre la riqueza y la pobreza-, pero sí un adormecimiento cultural e intelectual que nos lleva a la peor ruina de todas, el reproche y el valle de lágrimas sin propósito. Debemos recordar que no somos personas sin motivación, eso no existe. Sólo ciudadanos sin ella.
No podemos permitirnos el lujo de ahogarnos en lamentaciones. Tenemos que comenzar a actuar. Y hay que hacerlo creando una visión, con valentía y actuando en consecuencia cada uno desde su puesto, desde su trabajo, desde su casa… conquistando corazones, sabiéndose parte de un pueblo que está condenado a entenderse o morir. 

A saberse fuerte y unido. Porque desunidos y afligidos, ni siquiera somos capaces de identificar al enemigo, los falsos apóstoles del España va bien y de los brotes verdes, de los que llaman al exilio forzoso, movilidad exterior, y cientos y cientos de eufemismos sin ponerse colorados, siquiera. Los que nos insultan con el arte de la demagogia. Los que se subvencionan las gambas y los gin tonic, mientras retiran las ayudas del transporte y los comedores escolares.
“Los principios son a la gente lo que las raíces a los árboles. Sin raíces, los arboles caen cuando los agita el viento. Sin principios, la gente cae cuando la agitan las galernas de la existencia”.Carlos Reyles.
Y es que un Estado que tiene un líder, un Jefe, “que no es responsable de sus actos”, es un Estado cuyas leyes abusan de la depravación última. Un Estado que se llama democrático mientras hace pagar a los más desfavorecidos con el desahucio de sus humildes viviendas. Que echa a los necesitados de sus hogares, mientras consiente todos los delitos denigrantes a su Jefe del Estado, al que no se puede imputar, mientras influye sobre las instituciones que el pueblo mantiene para proteger a su prole. Un Estado que mantiene a salvo a los responsables del pillaje que ha dado al traste con los ahorros de una generación que trabajo duro, muy duro, para levantar España.
La revolución se ha convertido en un derecho, y esta vez, tiene que ser la revolución de los líderes, no del líder.
Es necesario retirar la atención que ponemos a diario en la plañidera, y en la queja pura y dura. Basta ya de dirigir nuestra percepción a la miseria moral que acompaña a la pérdida de los valores, concentrados, únicamente, en una postura pasiva. Tenemos que ser capaces de generar reacciones y sobre todo acciones que comiencen a tener un peso determinado frente al desfalco que acomete la casta política día a día.
Cuentan que hace algún tiempo se acercó a Gandi uno de sus seguidores y le pidió que le contara el gran secreto del cambio que lograba en cuantos le rodeaban. Gandhi pensó un momento y le contestó, “tú debes ser el cambio”.
Adelante, es hora de tomar conciencia y comenzar a asumir nuestras responsabilidades para con nuestro futuro, nuestra comunidad y nuestra Patria.
Fuente

lunes, 15 de septiembre de 2014

MITOLOGÍA DE LA MODERNIDAD



La mitología de la modernidad

El estado de naturaleza, la doctrina de la soberanía político-jurídica, el contractualismo, el Estado, la Sociedad, y el ciudadano como el hombre perfecto son los grandes mitos que subyacen en el subsuelo de las constituciones modernas, cajas de Pandora del artificialismo imperante en las relaciones humanas.
1.- Luís Díez del Corral observó hace tiempo en La función del mito clásico en la literatura contemporánea, que los mitos clásicos habían perdido su expresividad originaria y Manfred Frak dedicó más tarde algunos libros a “la nueva mitología” de la modernidad. El libro del jurista italiano Danilo Castellano Constitución y constitucionalismo, una espléndida síntesis, breve y muy clara, sobre la naturaleza del constitucionalismo nacido de las revoluciones modernas y sus vicisitudes, sugiere que el constitucionalismo descansa en doctrinas que operan como mitos.
2.- La tendencia más característica del pensamiento moderno interrumpió la mayor de las revoluciones imaginables: la desacralización del mundo que llevaba a cabo el cristianismo. La cultura de la civilización occidental, incluida la resurrección de la mitología, en este caso artificialista -una manera de desacralizar que, al prescindir de su causa, aniquila la vida natural-, tiene la impronta de esa desacralización o desdivinización de la Naturaleza, que suele describirse como secularización, palabra que, si significa algo, es la tendencia a la politización de la vida.
Aparte de hechos como el cambio en la imagen del mundo con los descubrimientos, etc., contribuyeron en el plano intelectual a la nueva mitologización la influencia de la Pólis griega de la mano del humanismo, según la tesis, que se pasa demasiado por alto, del alemán Paul Joachimsen, el suizo Werner Naef o el español Álvaro d’Ors; la del gnosticismo según Voegelin y la reducción del poder a sus connotaciones inmanentistas, de lo que dio Maquiavelo fe notarial. La Reforma protestante les dejó libre el campo al separar la razón (eine Hure, una prostituta según Lutero), de fe, rompiendo la relación entre este mundo y el sobrenatural, del que, como reafirmó el gran teólogo Urs von Balthasar, depende el mundo natural.
Los fundadores de la ciencia moderna estaban convencidos de que Dios había ordenado racionalmente la Creación, siendo posible por tanto conocer mediante la razón las leyes que la gobiernan. Sin embargo fue fundamental el auge de la ciencia, a pesar de haber hecho posible la desacralización de la Naturaleza, que ahuyentó las creencias ancestrales en signos, fuerzas, seres misteriosos y supersticiones, para reactivar las explicaciones mitológicas: las ideas tienen consecuencias y una de las más peligrosas puede ser su divulgación, como gustaba sugerir Leo Strauss y la ciencia se divulgó como un medio de emancipación del mundo natural de su dependencia del sobrenatural. Algo parecido ha ocurrido con la teoría de la relatividad de Einstein. Al popularizarse la idea, ha contribuido poderosamente a difundir la creencia en que no hay verdades objetivas, impulsando el relativismo moral tan de moda.
3.- La conocida tesis de René Girard de que existe una lucha permanente entre el polémicologos griego de Heráclito y el logos del evangelio de San Juan, resume muy bien el proceso desencadenado en el mundo moderno, en el que se habría impuesto el logos naturalista, de naturaleza mítica. La teología, como fuente de la verdad del orden universal, era considerada el saber supremo en la jerarquía de los saberes. Pero la metafísica empezó a separarse de ella y ante el fracaso de la teodicea (”justificación de Dios”) de la metafísica racionalista, incapaz de demostrar la existencia de Dios, se empezó a poner la fe en la ciencia natural. Separado este mundo del sobrenatural por la Reforma, la ciencia da por lo menos certezas y seguridad acerca de las cosas terrenas.
Esa tendencia del pensamiento moderno impulsada por la metafísica armada con la ciencia, devino una creencia colectiva en la época romántica caracterizada por la revalorización, a la verdad un tanto inconsciente, de la mitología en la que se inserta el constitucionalismo.
4.- Decía Cassirer al comienzo de su libro El mito del Estado: «la preponderancia del pensamiento mítico sobre el racional en algunos de nuestros sistemas políticos modernos es manifiesta». Cassirer se quedó corto al decir “algunos”, seguramente porque el libro vio la luz en 1946. Él mismo afirma casi a continuación que «en la vida práctica y social del hombre, la derrota del pensamiento racional parece ser completa e irrevocable. En este dominio, el hombre moderno parece que tuviera que olvidar todo lo que aprendió en el desarrollo de su vida intelectual. Se le induce a que regrese a las primeras fases rudimentarias de la cultura humana. En este punto, remachaba Cassirer, el pensamiento racional y el científico confiesan abiertamente su fracaso; se rinden a su más peligroso enemigo».
El progreso del pensamiento mítico a partir de esa fecha, evidencia la claudicación del pensamiento racional y el científico. Es más, este último, en su degeneración ideológica, el cientificismo, produce continuamente infinidad de nuevos mitos. Recientemente, los mitos de las “ideologías de la estupidez” (A. Glucksmann), entre ellas las bioideologías, intelectualmente endebles pero muy poderosas dada la debilitación del pensamiento por el auge de esa estupidez que había detectado ya Robert Musil; por la destrucción del sentido común denunciada por Alfred N. Whitehead; por “el oscurecimiento de la inteligencia” advertido por Michele Federico Sciacca; por la “derrota del pensamiento” constatada por Alain Finkielkraut;… En fin, por la infantilización diagnosticada por Tocqueville como una pandemia a la que es propensa la democracia y fomentan las oligarquías para afirmar su poder.
Los mitos que alberga el modo de pensamiento ideológico, dominan hoy el panorama de las ideas, entre ellas las políticas, jurídicas y sociales. Según el sociólogo Peter Berger, nuestra época es una de las más crédulas que han existido. Sin duda por la apariencia de cientificidad de que se revisten ideas de las que se aprovechan minorías para hacer su negocio.
5.- El profesor Castellano busca el lazo común entre los tres constitucionalismos que distingue: dos europeos, el constitucionalismo “continental” a la francesa y el “insular” inglés, y el extraeuropeo “estadounidense”. No obstante, existe una diferencia entre los anglosajones y el francés: y este último pretende desde su origen ser algo así como la cuadratura del círculo de la mitología política moderna, cosa que no pretenden los otros, más enraizados en la realidad meta-antropológica (von Balthasar), que en la visión meta-física moderna.
Los sistemas políticos que imitan el constitucionalismo a la francesa son prácticamente míticos. De ahí su naturaleza intrínsecamente revolucionaria, pues la Gran Revolución aspiraba a recomenzar la historia partiendo del Año Cero (1789), en contraste con los otros dos, que, menos metafísicos y antiteológicos, eran conservadores, como sentenció Macauley, en tanto no partían del Derecho -la Legislación- como un instrumento revolucionario, sino de la libertad como un presupuesto meta-antropológico cuya protección es, justamente, la razón de ser del Derecho.
En efecto, el verdadero sujeto del constitucionalismo continental no es el hombre libre sino, igual que en la Pólis, el ciudadano, una creación legal en tanto miembro de una comunidad artificial, la estatal.
6.- ¿Cuál es el fundamento intelectual del constitucionalismo? La lógica de la vida colectiva y del orden social es el Derecho de manera parecida a como lo es la Matemática en el orden de la naturaleza. Pero mientras aquella es práctica, empírica, puesto que pertenece al mundo de la libertad, la de la Matemática es teórica, deductiva, puesto que su mundo es el de la necesidad. El Derecho es por tanto el fundamento de los órdenes humanos concretos, en contraste con lo que llama Castellano «la tesis de la geometría legal», según la cual, «el derecho no es el elemento ordenador de la comunidad política (y, por tanto, bajo un cierto prisma preexistente a ella), sino que nacería con el Estado, que -a su vez- se generaría por el contrato social». Esta es la clave del constitucionalismo continental, que instrumentaliza el Derecho poniéndolo al servicio de la política estatal, una política distinta de la sometida al Derecho. De ahí el auge de la politización a través de la Legislación.
7.- El jusnaturalismo racionalista, que fundamenta el constitucionalismo, continuaba formalmente la tradición medieval de la omnipotentia iuris. Pero mientras el antiguo Derecho Natural se asienta como indica su nombre en la naturaleza de las cosas y en la costumbre, el nuevo descansa en la concepción puramente meta-física que excluye la teología (Grocio, Alberigo Gentile, Hobbes…). La anterior omnipotentia iuris, que pervive como un residuo, descansaba en la tradición del Derecho Natural para la que el orden cósmico es congruente con la naturaleza humana. La moderna se rige por el ingenuo jusnaturalismo racionalista, causa del artificialismo político, social, jurídico y moral, pues no se atiene a lo natural, tal como lo muestran las costumbres y la experiencia, sino a la recta ratio. Ésta construye el orden social como un producto abstracto al que ha de adaptarse la naturaleza humana.
8.- ¿Por qué es ingenuo este derecho natural? En primer lugar, porque al ser puramente racional, “teórico”, su contenido queda a merced de la voluntad, con lo que su racionalidad depende de la coincidencia o no con la realidad empírica, con las costumbres, los usos y las tradiciones de la conducta. En segundo lugar, porque descansa en el mito del contractualismo político, liberador de otro mito, el del estado de naturaleza. Éste es un mito bíblico, pero en el sentido del mito como una forma de expresar la realidad. Idea que, vulgarizada, impulsó el romanticismo. «Para los verdaderos románticos, dice Cassirer, no podía existir una diferencia señalada entre la realidad y el mito; cabía ahí tan poco como entre poesía y verdad».
9.- Hobbes convirtió el estado de naturaleza caída del que hablaban los Padres de la Iglesia en el mito fundacional que justifica otro gran mito: el del contrato político, que, a pesar de la crítica de Hume, dio origen a una interminable serie de mitos como el del poder constituyente, al que dedica Castellano un capítulo. Hume no pudo tampoco impedir que su neurótico amigo, el calvinista Rousseau, radicalizase el contractualismo. Hobbes se había contentado con distinguir lo Político y lo Social como el Estado y la Sociedad que, en cierto modo, se limitaban entre sí, puesto que la moral seguía dependiendo de la Iglesia. Rousseau los unificó en un sólo contrato, el contrato social, para acabar con la Iglesia y restaurar el estado de naturaleza, que en su opinión no era cainita como suponía Hobbes, sino todo lo contrario. La supresión o superación del dualismo hobbesiano, será una obsesión desde el romanticismo .
10.- Una consecuencia de la Gran Revolución es la consideración de la revolución como fuente de legitimidad, pues su idea central consistía en garantizar los Derechos del hombre y del ciudadano frente al despotismo monárquico. Mientras los otros dos constitucionalismos se contentaban con garantizar las libertades naturales mediante el Derecho, el francés trasladó el derecho divino de los reyes en el que se apoyaba la no menos mítica soberanía estatal alciudadano. El ciudadano es el mito clave del constitucionalismo, cuya causa final consiste en la potenciación de la ciudadanía aunque vaya en detrimento de la libertad, pues el ciudadano no es el hombre libre por naturaleza sino una construcción legal, que reserva la ciudadanía para unos pocos, la burguesía revolucionaria triunfante, el tercer estado de Sieyés, una clase económica.
11.- El socialismo se enfrentó a esta situación fáctica, manifiestamente injusta, reivindicando no la igualdad formal, legal inherente a la libertad política, sino la igualación material de todos para establecer la ciudadanía universal. No se opone, pues, al espíritu burgués sino que quiere extenderlo a todas las clases: la verdadera democracia consiste en que participen todos como ciudadanos de las comodidades, placeres y bienestar de la burguesía. Algo así como una clase media universal de espíritu bourgeois. En su versión pacifista, el “socialismo evolutivo” (Bernstein), que prefiere la revolución legal a la revolución violenta, pacta con el odiado capitalismo, igual que había pactado antes la monarquía con la burguesía para afirmar su poder. La socialdemocracia es un capitalismo estatista que identifica el progreso y la democracia con el aburguesamiento universal.
12.- El ciudadano de la Pólis griega combinado por Rousseau con el creyente calvinista de su Ginebra natal -el propio Rousseau- aderezado con la visión de la vida campesina, es la figura central del constitucionalismo. El mito del ciudadano unirá luego los tres constitucionalismos bajo la rúbrica, anota Danilo Castellano, del pluralismo de la ideología de los derechos humanos, más que mítica supersticiosa, si creer en los derechos humanos es, al decir de MacIntyre, como la creencia en las brujas y los unicornios. Las ideologías, llevadas por su lógica y por la demagogia, al instalar como su principio el derecho a la autodeterminación individual, han llegado así al punto en que, sin quererlo, disuelven los órdenes políticos fundados en el constitucionalismo, abstractos por su concepción pero concretos gracias a la presión del poder político.
Ha surgido así un nuevo estado de naturaleza de guerra de todos contra todos fundado en el artificialismo, en el que minorías organizadas en lobbies reivindican como conquistas democráticas las cosas más absurdas. Entre ellas, están alcanzando una gran intensidad política las relacionadas con la “cuestión antropológica”, la última producción de la ideología de la emancipación. 

Este artificioso estado de naturaleza necesita sin duda de un nuevo constitucionalismo que contenga la destrucción del Estado, de la Sociedad, y, en último análisis, de la cultura y la civilización.

Fuente                                              Dalmacio Negro
elespiadigital

domingo, 14 de septiembre de 2014

EL ODIO IRRACIONAL



Odiosa Rusia

Para entender el odio irracional (preternatural) que el pudridero europeo profesa a Rusia no basta con alimentarse con la farfolla folicularia de cada día
Una excelente aproximación a la razón última de este odio nos la brinda el Patriarca Cirilo en su libro Libertad y responsabilidad: en busca de la armonía, publicado por Nuevo Inicio. Después de padecer la experiencia del totalitarismo comunista, Cirilo puede afirmar sin ambages que una sociedad «en la que el Estado tiene todos los derechos sobre el hombre es indiscutiblemente inhumana; como también es inhumana la sociedad en la que los derechos humanos se convierten en un instrumento para el desarrollo de los instintos, donde los conceptos del bien y del mal se mezclan».O sea, la sociedad occidental.
Frente a un Oriente cristiano formado en la primacía del sacrificio, la búsqueda del bien común y la fidelidad a la tradición, Cirilo contempla en el Occidente neopagano un peculiar modelo des-civilizador que anhela el éxito terrenal, los intereses particulares y la negación del pasado; y que, no contento con ello, trata de imponerlo universalmente: «Nada genera en la sociedad rusa tantas tensiones –escribe–como los intentos por imponer una escala de valores no tradicionales, tanto en la vida personal como social, a través de los medios de comunicación y la publicidad, el consumismo y el individualismo». Contra esa «escala de valores» que el pudridero europeo trata de imponer universalmente siempre luchará el «alma rusa», mientras siga existiendo.
¿Y cuál es la genealogía de esa nefasta «escala de valores? Cirilo lo explica muy didácticamente:
«Surge con el desarrollo filosófico y sociopolítico que comenzó con el Renacimiento y la Reforma y que concluyó con la Ilustración y las revoluciones europeas, que imponen la renuncia a la significación normativa de las tradiciones. En la base de este modelo se encuentra el llamado principio liberal, que proclama como valor supremo las libertades del individuo y hunde sus raíces en las visiones paganas del hombre como medida de todas las cosas (…). El hombre “libre” tiene derecho a deshacerse de todo cuanto lo limita y le molesta en el proceso de fortalecimiento de su “yo”: se exaltan las pasiones más torpes y las ambiciones más egoístas, en aras de la identidad soberana, autónoma, independiente de todo, excepto de sí misma. Toda la estructura social debe organizarse de tal modo que se garantice la mayor realización posible de los derechos y libertades individuales».
Para la tradición rusa, la única libertad digna de tal nombre (la única que dignifica al hombre) es la que es un «instrumento que ayuda a la persona a elegir moralmente y a renunciar al mal»; o sea, exactamente la contraria de la libertad consagrada por Occidente.
Y apostilla Cirilo:
«Nosotros estamos dispuestos a dialogar con Occidente, pero solamente en igualdad de condiciones, porque lo cierto es que en nuestros días nos permiten decir y predicar cualquier cosa con la condición de que no toquemos las bases fundamentales de ese modo de pensar. Sus adeptos se han arrogado el derecho de evaluar todo a partir de su propia escala de valores morales, y desean con ahínco adecuar a su modelo la variedad del mundo. Estoy completamente convencido de que Rusia debe defender en nuestros días la idea de un mundo multipolar (…), cuyos cimientos no pueden ser la unidad sin rostro en el marco de un modelo implantado a la fuerza, que obviamente conducirá a una catástrofe de civilización».
Esta es la razón última por la que Rusia resulta tan odiosa en el pudridero europeo. No se dejen aturdir por la farfolla folicularia de cada día.
Fuente                                  Juan Manuel de Prada