TRADUCTOR

miércoles, 30 de julio de 2014

FORMAS DE VIDAS PARALELAS



Formas de vida

Chesterton avisaba a sus lectores contra quienes les metían miedo con las calamidades que acarrearía un hipotético triunfo del comunismo, a la vez que introducían de matute esas mismas calamidades mediante el consumado triunfo del capitalismo. Un siglo más tarde, esas calamidades han destruido por completo nuestras sociedades; pero todavía hay quienes siguen agitando grotescamente el espantajo del comunismo (que en estos momentos luce coleta y es guapito de cara), anunciándonos que viene a abolir la religión, destruir la familia y arrebatar la propiedad.

Pero lo cierto es que el comunismo no podrá hacernos estas fechorías, por la sencilla razón de que ya nos las hizo el capitalismo: ha sido, en efecto, el capitalismo el que vació las iglesias y llenó los centros comerciales; ha sido el capitalismo el que mandó a los viejos a residencias para que no dieran la murga en casa; ha sido el capitalismo el que enfrentó a las generaciones, destruyendo el respeto reverencial que los hijos deben a los padres; ha sido el capitalismo el que instigó la competencia entre los sexos, convirtiendo los hogares en campos de Agramante; ha sido el capitalismo el que obligó a nuestros ancestros a abandonar la tierra donde habían erigido su morada (que el capitalismo se encargó después de convertir en campo de golf o urbanización de adosados) y los enviaron a un suburbio fabril a mil leguas de distancia (para que finalmente, después de malvivir durante décadas en un piso angosto, sus nietos pudieran comprarse un adosado en la urbanización que el capitalismo construyó sobre la tierra que sus abuelos tuvieron que abandonar). No dudo que el comunismo, si hubiese tenido ocasión, habría hecho lo mismo; pero lo cierto es que lo hizo el capitalismo. Los profetas y profetisas también nos dicen, jeremiacos, que el comunismo quiere destruir nuestra 'forma de vida'.
Supongo que se refieren al way of life que nos impuso el capitalismo internacional, arrasando todas nuestras tradiciones y nuestra lúcida manera de entender el paso por este valle de lágrimas, con los pies afianzados en la tierra y la vista clavada en el cielo. Esa 'forma de vida' consiste en vestir como si fuéramos mendigos yanquis, con vaqueros rotos que nos permiten mostrar gallardamente la raja del culo cuando nos agachamos (y lucir ufanamente en verano chanclas y bermudas); esa 'forma de vida' consiste en trabajar como empleados en una oficina donde se nos obliga a comportarnos como chacales con nuestros compañeros y como gusanos con nuestro jefe; esa 'forma de vida' consiste en comer un sándwich al mediodía (para no abandonar el puesto de trabajo, logrando así que nuestro jefe nos dispense una palmadita cariñosa, como si fuésemos caniches) y una pizza recalentada en el microondas por la noche (porque ya no sabemos cocinar, aunque a veces el recuerdo de los platos que nos cocinaba nuestra abuela nos haga llorar de rabia); esa 'forma de vida' consiste en desahogarnos al modo pauloviano retuiteando exabruptos, trolleando en foros donde se permite el anonimato y haciéndonos gayolas ante el ordenador, gracias al suministro de porno que nos garantiza el 'mundo libre'; esa 'forma de vida' consiste en divorciarnos, amancebarnos y volvernos a divorciar (cuidando de no tener muchos hijos por el camino, porque nuestros sueldos mil veces recortados por la crisis solo nos permiten alguna escapadita low cost con nuestra 'pareja'); esa 'forma de vida' consiste en amuermarnos todas las noches delante del televisor, viendo programas cochambrosos en los que se nos habla de coitos (a ser posible por retambufa), o tertulietas más cochambrosas todavía, donde nos alertan de los peligros del comunismo.
Esa 'forma de vida' amenazada por el comunismo consiste, en fin, en acatar rutinas trazadas por otros para la abolición de nuestra maltrecha humanidad, en aceptar modas creadas por otros para el saqueo de nuestros bolsillos, en amar de forma compulsiva y pasajera, en repetir como loritos las palabras gastadas y perogrullescas que escuchamos en las tertulietas (haciéndonos la patética ilusión de que son brillantes ideas de cosecha propia), en realizar las funciones pasivas que nos asignan y disfrutar de los placeres vicarios que nos conceden. 

Y esa 'forma de vida' uniformizada, animalizada, impersonal y monótona, querido lector, es precisamente la forma de vida comunista; solo que esa 'forma de vida' tan abyecta, clausurada a Dios, huérfana de amores duraderos, aliviada tan solo por desahogos sórdidos y solitarios, no nos la trajo el comunismo, sino el capitalismo, a cuyo cadáver quieren que nos atemos a toda costa, no sea que vengan los comunistas a jodernos una 'forma de vida' tan molona.

Fuente                                    Juan Manuel de Prada 
finanzas

martes, 29 de julio de 2014

DAVID VERSUS MONSANTO



Los cinco mitos que sustentan a Monsanto y los transgénicos

Cuando hace 20 años se inició la publicación de la Revista Biodiversidad, sustento y culturas; allí se decía en relación al desarrollo de las nuevas biotecnologías: "Prometen un mejoramiento de las condiciones de la agricultura, con la creación de una nueva generación de semillas milagrosas. Sin embargo, las mayores inversiones en investigación en este campo, se están realizando en la creación de plantas resistentes a los herbicidas, no a las enfermedades. El acceso a los recursos genéticos está siendo monopolizado por unas pocas empresas multinacionales, a partir de la creación de patentes para semillas modificadas genéticamente y para las tecnologías asociadas.”

Todos estos temores se vieron confirmados en las últimas dos décadas y las consecuencias socioambientales superaron las peores previsiones y la dependencia de las corporaciones, el avance del monocultivo de soja ocupando el 60% de la superficie agrícola y los impactos en las comunidades ampliamente denunciados, son hoy una realidad incuestionable.

Sin embargo las campañas mediáticas para ocultar esta realidad se valen de todos los medios posibles para enmascarar los hechos y "vendernos” aquello que quieren imponer. Parte de esta batalla la libran utilizando a supuestos "arrepentidos” que luego de ser parte de movimientos ambientalistas tuvieron la "iluminación” y hoy día son defensores de los transgénicos. Mark Lynas es el más emblemático de ellos y en estos días lo hemos tenido en la Argentina haciendo campaña y asegurando que los transgénicos utilizan menos agrotóxicos y que son quienes alimentarán a la humanidad.

Vale la pena hacer un recorrido por los cinco mitos que hoy siguen sustentando el impulso de los transgénicos a pesar de estar ampliamente demostrada su falacia:

1- Los cultivos transgénicos eliminarán el hambre en el mundo: Los datos de la FAO muestran claramente, año tras año, que a nivel mundial se producen alimentos más que suficientes para alimentar a todo el mundo. El hambre no es meramente una cuestión de productividad, es una cuestión de acceso a la tierra y al resto de recursos necesarios para producir alimentos. ¡El hambre, en definitiva, es consecuencia de la pobreza y la exclusión!

2- Los cultivos transgénicos producen más: esto, más que un mito, es de nuevo una mentira. Genéticamente hablando, la productividad de un cultivo es demasiado compleja para poder manipularla tan fácilmente, se trata de seres vivos y complejos, no jugamos con piezas de ‘lego’. Depende de muchos factores genéticos pero también de muchos otros elementos. E incluso si ‘todo estuviera en los genes’, la clase científica nunca ha logrado transferir y hacer funcionar más de dos o tres genes a la vez. ¡El gen de la productividad no existe!

3- Los cultivos transgénicos eliminarán los agroquímicos: más bien lo contrario. La principal ‘innovación’ que nos han traído las corporaciones transgénicas son plantas que incorporan un gen que permite fumigarlas con altas dosis de herbicidas sin que se vean afectadas, ya que son ‘tolerantes’ a determinadas sustancias químicas. Esto permite por ejemplo fumigar las plantaciones a gran escala con avionetas desde el aire año tras año en el mismo sitio, lo que ha facilitado la tremenda expansión del cultivo de soja a nivel mundial.

4- Se respeta el derecho a decidir, pues los transgénicos coexisten pacíficamente con los demás cultivos: otro argumento esgrimido por quienes promueven los transgénicos es la libertad de decisión –que cada agricultor o agricultora decida por sí mismo usar o no transgénicos, no hay ninguna imposición. Pero este argumento pasa por alto una ley fundamental de la biología: las plantas de la misma especie se cruzan entre ellas, y más temprano que tarde los genes insertados artificialmente en los cultivos transgénicos acaban apareciendo en los cultivos convencionales.

5- Los transgénicos son seguros para la salud y el medio ambiente: aquí la base de sustento de los cultivos transgénicos hace agua a partir de las investigaciones más recientes: el mito de la "equivalencia sustancial” de los transgénicos, que sin sustento científico pretendió igualarlos a los cultivos convencionales, ha sido desmontado en múltiples investigaciones. En cuanto al impacto ambiental, la contaminación con transgenes de cultivos no transgénicos es algo que hoy está ocurriendo en todo el mundo y los impactos del paquete tecnológico han trascendido las fronteras de las denuncias locales para ser asumidas por ámbitos internacionales como por ejemplo el Relator de las Naciones Unidas por el Derecho a la Alimentación.

La soberanía alimentaria pasa indudablemente por que sea la población quien ejerza el control de lo que come y esa es una deuda que todavía en Argentina y América Latina debemos asumir. No hay ninguna posibilidad de que las mentiras de los mercenarios del poder frenen este camino de los pueblos.

Fuente                                                Carlos Vicente
patriasindicalista
[Miembro da Acción por la Biodiversidad (GRAIN) e da Red Nacional se Acción Ecologista de la Argentina (RENACE)/ www.renace.net ]

lunes, 28 de julio de 2014

A FELIPE VI



Carta abierta a Felipe VI

Estimado Felipe VI, frente a la propaganda oficial, alimentada por unas estadísticas cada día más incongruentes y extravagantes, la realidad política, social, y económica de nuestra querida España va por otros derroteros

Si no se adoptan medidas urgentes y radicales que modifiquen la actual situación económica nacional, los gritos de protesta crecerán inexorablemente y la situación política se convertirá en mucho más caótica e inestable. 

La auténtica política reformista que requiere nuestro país consiste en poner fin al actual Totalitarismo Invertido en que se ha convertido España –le aconsejo que lea al filósofo Sheldon Wolin-, y que tanto daño y sufrimiento están infligiendo a la ciudadanía, especialmente a los más débiles.
Los resultados de las elecciones al Parlamento Europeo, unidos a la abdicación de su padreJuan Carlos I, en favor de usted, reflejan la descomposición de un régimen, y los temores de las élites dominantes a que una posible catarsis colectiva se los lleve por delante. En realidad, estimado Felipe VI, subyace un temor creciente a que la ciudadanía, aritméticamente, abra paso a alguna que otra posibilidad de gobierno que pudiera resquebrajar los intereses de las clases dominantes y de sus apéndices políticos, y vislumbrarse el final del actual régimen.
Digámoslo claramente, si usted no desea, como así lo creo, que la inestabilidad social, política y económica se lleve por delante su futuro reinado deberá promocionar de manera sibilina unos nuevos Pactos de la Moncloa con unos objetivos muy claros. Se debe poner fin a la actual depredación de las élites dominantes, garantizando unas condiciones de vida mínimamente dignas para sus conciudadanos. Pero para ello debe conocer cuál es la realidad de nuestro país. No se deje embaucar por aquellas fotos distorsionadas de la realidad que le pondrán encima de la mesa. Déjeme ofrecerle otra realidad.
Insostenibilidad de nuestra deuda
¿Sabe usted cuál es nuestro principal problema? No, no es un problema de competitividad, estimado monarca. No se deje engañar, no hay ningún proceso de recuperación en ciernes, ni lo habrá, mientras no se reduzca de manera drástica, bien por reestructuración o bien por extinción, nuestro volumen de deuda total. Tenemos un volumen de deuda privada y pública que no se va a poder pagar, salvo que se pretenda arruinar las expectativas de vida de los españoles, como han hecho hasta ahora.
Por lo tanto, le exhorto a que traslade a quienes nos gobiernan que se olviden de inútiles reformas laborales, ajustes presupuestarios y sandeces similares. Deben afrontar, de una vez por todas, nuestro auténtico drama: una monstruosa deuda privada y pública cuyo montante total supera al 425% del PIB. Y sólo hay una opción, condonación, pactada o no, de la deuda.
Las desigualdades, fruto del rescate a las élites
Numerosos economistas, estimado monarca, no nos hemos cansado de denunciar el fraude intelectual que hay detrás de todas y cada una de las recomendaciones de política económica implementadas a lo largo de la actual crisis sistémica en nuestra querida España. Apoyadas por unos presuntos expertos, ponen de manifiesto la crisis de visión y el vacío ético en el que ha caído la academia económica. Y ahora empiezan a publicarse y conocerse informes de distintos organismos internacionales sobre una de las consecuencias más terribles de la implementación de las mismas, el aumento brutal de la pobreza y las desigualdades en nuestro país. Y es aquí donde o las cosas cambian radicalmente o la conflictividad social y política será permanente.
Le hago una pregunta muy sencilla: ¿cómo es posible semejante incremento de la deuda pública cuando se hunden el gasto social, las inversiones en infraestructuras y el gasto en investigación, por ejemplo? 

Muy sencillo: detrás de la tan cacareada política de austeridad solo existe un ajuste de cuentas de las élites gobernantes y económicas patrias contra sus conciudadanos con el fin de mantener sus privilegios. Y detrás de ese ajuste de cuentas se encuentran una serie de leyes, reformas y políticas que atentan contra la mayoría (reforma laboral, ley hipotecaria, recortes en derechos básicos…).Y todo ello en beneficio de la superclase, término acuñado por David Rothkopf, editor de la revista Foreign Policy. ¡Ya tiene otro nombre más que añadir para estudiar e interpretar la realidad!
Para terminar, permítame adjuntarle una parte del discurso del otrora presidente de los Estados Unidos Franklin Delano Roosvelt en un mitin para su segunda reelección, porque se puede extrapolar perfectamente a la situación de mi país, de su país:

 "Esta nación se ha visto afligida por un gobierno que no oye nada, no ve nada y no hace nada. La nación volteaba a ver al gobierno, pero el gobierno desviaba la vista. ¡Nueve años de mofa con el becerro de oro y tres largos años de calamidades! ¡Nueve años de sufrimiento y tres años viviendo de limosnas! ¡Nueve desquiciados años de espejismos y largos años de desesperación! Poderosas influencias luchan hoy por restablecer este tipo de gobierno, con su doctrina de que el mejor gobierno es el más indiferente". 

Téngalas muy en cuenta porque, hasta ahora, aquí aún no ha llegado ningún Roosvelt.
Estimado Felipe VI, la tarea que usted comenzará dentro de unas semanas será ardua y compleja, pero también apasionante. Requerirá de mucho temple, de apertura de miras, de extremada bondad. No lo dude, rodéese de los mejores, de gente honesta. Sinceramente, le deseo lo mejor.

Fuente                         Juan Laborda

domingo, 27 de julio de 2014

DOS AMÉRICAS




Dos Américas: la que detestamos y la que amamos (I)

Estados Unidos: la expresión suprema del mundo materialista y vulgar al que combatimos, al que detestamos. Y que Europa —reconozcámoslo— ha hecho desgraciadamente suyo. Del papel jugado por Estados Unidos, y de su empeño por expandir el "american way of life" al orbe entero —empeño que al menos Europa no comparte— nos habla Alain de Benoist en esta primera entrevista.

Pero así como la modernidad tiene dos caras, también América tiene otro rostro: el que amamos. De él nos habla el mismo autor en otro artículo que publicamos mañana.

Después de la caída del Muro de Berlín, los Estados Unidos se han convertido en una "hiperpotencia".¿Qué queda de aquella poderosa nación, perdida hoy entre crisis financieras y guerras irregulares?

El debate sobre la "decadencia de Estados Unidos" fue lanzado en la propia Norteamérica a finales de 1980 por Paul Kennedy, cuyo libro Auge y caída de las grandes potencias, ahora es famoso en el mundo entero.Muchos de los que comparten su punto de vista razonan desde el adagio de que "todos los imperios perecen"

Los Estados Unidos no han creado, sin embargo, ningún verdadero imperio, sino una zona de influencia, lo cual no es lo mismo. Se trata de una zona de influencia en la que a los aliados se les considera vasallos, y a los enemigos, figuras del mal (el último de ellos, Vladimir Putin).

En los últimos años, dicha teoría ha recibido un cierto crédito por cosas como el auge de los mercados emergentes, empezando por China; el catastrófico balance de las guerras de Irak y Afganistán; el debilitamiento del sistema del dólar, ahora abiertamente desafiado por los chinos y los rusos; la acumulación de déficits, a partir de Reagan, a una escala nunca vista anteriormente; y hasta los datos demográficos (la población de origen europeo ya representa una minoría de los nacimientos.Dicho esto, los Estados Unidos siguen siendo la primera potencia mundial, sobre todo porque la globalización crea un ambiente propicio para el desarrollo de su "entorno de poder blando", teorizado en 1990 por Joseph Nye en Bound to Lead.
 El hecho de que Estados Unidos sea la única nación del mundo que ha surgido como consecuencia de un genocidio, ¿puede ello explicar su muy particular psicología y la idea de que algunos estadounidenses pueden hacerse de su "destino particular"?
Más bien me parece que es esta psicología, por el contrario, la que explica el exterminio sistemático de los indios.La mentalidad norteamericana se caracteriza por una concepción económica y comercial del mundo, por la omnipresencia de los valores bíblicos y por el optimismo técnico.Los Estados Unidos tienen una historia corta, que se funde con la modernidad; la civilización norteamericana es una civilización que se desarrolla en el espacio, no en el tiempo. Durante su breve historia, Estados Unidos ha sido una gran modelo político, prácticamente sin cambios desde el principio —de ahí su conformismo: ya en 1925 Céline hablaba de lo "abrumadoramente chato que es el espíritu norteamericano".

El pensamiento de los Padres de la Patria se inspira en gran parte en la Ilustración, que implica el contractualismo, el lenguaje de los derechos y la creencia en el progreso.

Christopher Lasch ha dicho con razón que "en Estados Unidos la eliminación de las  raíces siempre se ha visto como un requisito previo para el incremento de las libertades."Los Estados Unidos nacieron de un deseo de romper con Europa.Tocqueville escribió que "las pasiones que agitan a los norteamericanos son pasiones comerciales, no pasiones políticas. Traspasan a la política los hábitos del negocio"."La democracia en América es el imperio de la oligarquía financiera".
Pero los primeros emigrantes pretendían crear una nueva sociedad susceptible de regenerar al conjunto de la humanidad.Querían fundar una nueva Tierra Prometida que pudiera convertirse en el modelo de una República universal.Este tema bíblico que se halla en el corazón del pensamiento puritano, se reitera como un auténtico leitmotiv a lo largo de toda la historia de Estados Unidos.Es el fundamento de la "religión civil" y del "excepcionalismo" norteamericanos.Ya en 1823 James Monroe colocó bajo el signo de la Providencia la primera doctrina americana sobre política exterior. Intervencionistas o aislacionistaa, casi todos sus sucesores adoptarán el mismo enfoque.Y es también la teología puritana del "Covenant" lo que inspira la doctrina del "destino manifiesto"enunciada por John O'Sullivan en 1839: "La nación por excelencia está destinada a manifestar a la humanidad la excelencia de los principios divinos. [...] Es por esta divina misión respecto a las naciones del mundo […] por lo que América fue escogida”. 

Con otras palabras, si Dios eligió favorecer a los norteamericanos, éstos tienen, por ello mismo, el derecho de convertir a otros pueblos a su forma de ser, que es necesariamente la mejor.
Las "relaciones internacionales" entonces no significan otra cosa que la difusión, a escala planetaria, del american way of life.Representando perfectísimamente su modelo, los norteamericanos no tienen por qué conocer a los demás. Son los demás quienes deben adoptar su modo de ser. No es de sorprender, en tales condiciones, que los contratiempos experimentados por Estados Unidos en su política exterior se deriven a menudo de su incapacidad de imaginarse que otros pueblos puedan pensar de modo distinto al suyo. De hecho, para muchos norteamericanos, el mundo exterior (el "rest of the world") simplemente no existe, o mejor dicho, sólo existe en la medida en que se americaniza, condición necesaria para que resulte comprensible.
 Lo más llamativo entre los norteamericanos parece su innegable capacidad para recuperarse...
Esta capacidad de recuperarse se explica por el hecho de que no tienen remilgos emocionales sobre su modelo, por la omnipresencia de la violencia en su cultura, y también por el hecho de que no sufrieron las abominables hemorragias que en el siglo XX sufrimos los europeos. Estados Unidos tuvo 117.000 muertos en la Primera Guerra Mundial (1,7 millones en Francia), 418.000 muertos en la Segunda (al menos 9 millones en Alemania), unos 40.000 en Vietnam; es decir, en total menos que las pérdidas humanas experimentadas durante la Guerra de Secesión. 

No se debe, sin embargo, subestimar a Estados Unidos. No sólo porque sus medios siguen siendo considerables, sino porque no se vieron vaciados de su energía. Y, sin embargo, de igual modo que Estados Unidos surgió de su rechazo a Europa, Europa no podrá construirse más que en contra de Estados Unidos.

Fuente                                  Alain de Benoist
elmanifiesto                               © Boulevard Voltaire

sábado, 26 de julio de 2014

"CUI BONO"



Objetivo: Putin
Lo que ha sucedido con el Boeing-777 de las líneas aéreas malasias se va aclarando, poco a poco, como era de esperar, dado los avances tecnológicos en el arte de la guerra, la paz y la geoestrategia

En el espiadigital.com les hemos ido informando, hora a hora, sobre las evidencias. Sólo era cuestión de tiempo. Quizá sea la desfachatez del Gobierno norteamericano y el desconcierto ante la debacle que se le viene encima, al no poder hacer frente a los pagos de la deuda, con vencimiento entre los últimos días del mes de julio y primeros de agosto, contraída sobre todo con China, lo que explica este sucio montaje que ha costado la vida a 298 personas. La pregunta clave, siempre es: “para qué”.
Y la respuesta espara criminalizar a Vladimir Putin
¿Qué son 298 personas ante el mantenimiento de la supremacía mundial? Siento hablar así, pero las pruebas indican, constantemente, lo que somos los ciudadanos de a pie, las personas, para ese 1% de población mundial, que tiene en sus manos más riqueza y poder que el 90% de la misma. Maquillado con urnas, con asociaciones pro-derechos humanos, con ideologías que aseguran respetar la soberanía de los pueblos… mentira. Léanse ustedes el tratado sobre el libre comercio que se prepara en Bruselas, el TTIP, Tratado Transatlántico de Inversión y Comercio, una artimaña, con una amable denominación, que pone en peligro el trabajo y todos los derechos sociales adquiridos durante épocas. Por no hablar de valores. Háganlo, si pueden, porque, a pesar de que contamos con un foro de debate elegido directamente y costeado por los ciudadanos, la Asamblea, el tratado se negocia en secreto por megamandatarios y oligarcas. No en vano, este año los Bilderberg han estado acompañados de prebostes  multimillonarios y oligarcas responsables de las multinacionales de los sectores energéticos y armas.
¿Y por qué digo que el objetivo es Vladimir Putin?, ¿por qué hay hipótesis realizadas estos últimos días que apuntan a que el objetivo era el avión del Presidente, que, curiosamente, había sobrevolado la zona sólo unos minutos antes, no llegaba a una hora? Pues no. No lo digo por eso aunque, al final, nada es descartable. Y la hipótesis no choca frontalmente con las evidencias que ya conocemos sobre la investigación y las pruebas, únicas pruebas contrastables, aportadas por el Ministerio de Defensa ruso, que ha puesto sobre la mesa, el material recogido por sus sistemas de alerta que, por su parte, la OTAN no quiere o no desea aportar. Independientemente de que, como dice el refrán, y por otra parte todos sabemos, “haberlas, hailas”.
Al hilo del argumento, sí podemos constatar que Putin es culpable de haber tirado por tierra, dilapidado y desbaratado, todas y cada una de las perspectivas que los EEUU habían puesto en Ucrania, frontera con Rusia, como todo el mundo sabe, auspiciando un golpe de Estado, a través de la propagación del odio entre la comunidad, sufragando, entrenando y apoyando a personajes que parecen salir de las tinieblas, y que lo mismo se podían haber dedicado a desestabilizar que a crear el pánico en las puertas de las discotecas. Es sólo odio. Siguiendo el manual que la CIA ha puesto en práctica, bordando el estilo, entre el medio siglo pasado y lo que llevamos de éste. Véase, el patio trasero de los EEUU u Oriente Medio.
Hasta el momento, a primeros de año, en que Victor Yanukovich decide, cabalmente, que no puede prescindir de las ayudas de Rusia, aunque sólo hubiese sido por el precio especial al que Gazpron le vendía a los ucranianos el gas, sosteniendo, además, facturas pendientes de más que considerable importe, Putin andaba a lo suyo. Sin dejarse tocar las narices, claro está, parando algún misil que otro, pero muy modosito, enfrascado con su diplomacia, sus contratos comerciales con sus socios, como él dice, y propulsando medidas sociales y de bienestar económico para su pueblo, que para eso lo pusieron los rusos en el principal despacho del Kremlin. Sin embargo, dado que a Occidente, hoy por hoy eufemismo de EEUU, no le gustó nada que Yanukovich decidiese continuar con el suministro de gas ruso –como si Ucrania tuviese otra posibilidad-, y no llevase a cabo una ruptura total con el país vecino y hermano, decidió echar al oligarca, para sustituirlo por otro más obediente.
¿Qué son unos cuantos muertos, en Maidan, para lograr el gran propósito de la paz, la democracia y la seguridad mundial?
Los planes de las grandes potencias democráticas estaban decididos. Rusia es culpable… principalmente, de que EEUU no pueda continuar con su supremacía en el mundo unipolar. El fin de la Historia.
Lo que, al parecer, no calculó bien la CIA en esta ocasión fue la capacidad de la Cancillería rusa y, muy especialmente, la de su, hoy, gracias a sus adversarios, indiscutible líder, Vladimir Putin, para hacerse con el control de los acontecimientos. Al fin y al cabo recordemos que en Afganistan se les escapó el lugarteniente de Bin Laden, cojo y en una moto de características poco psicodélicas, frente a un despliegue de marines con sus miras telescópicas, con visión nocturna. No es la primera vez, cuando se empecinan en no querer ver la realidad, son únicos. Y es que su propia prepotencia los ciega, hoy por hoy, su mayor enemigo, y lo que les hace, sin duda, errar el blanco.
Putin es a finales de julio muchísimo más fuerte que en el mes de febrero
Vladimir Vladimirovich Putin es inmensamente más visible y poderoso. Desde que comenzasen los acontecimientos de la plaza de Maidan, Putin ha firmado un acuerdo sin precedentes para suministrar gas al gigante chino. Millones de yenes/rublos –obsérvese el tipo de moneda-, que le solucionan la dependencia energética que podría padecer con sus socios europeos. Y que traducido a dólares supone un montante de 400 mil millones en total en una vigencia de 30 años. Ha establecido un nuevo tratado territorial, la Unión Económica Euroasiática, un acuerdo que prevé el libre flujo de mercancías, servicios, capitales y trabajadores dentro de una unión política, en sectores claves como la energía, la industria la agricultura y el transporte, entre Rusia, Bielorrusia y Kazajistán. Un tratado que muchos expertos han comparado con la UE. Ha demostrado que domina el tablero de ajedrez y apenas ha insinuado la jugada maestra:Jaque mate al dólar.
Ha brillado, con luz propia, en el patio trasero de los EEUU, Hispanoamérica. Permitiéndose hasta entrar en el juego, este de seducción, que la presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, ha dejado más que patente con su lenguaje no verbal y su gestualidad corporal. Ha ido mucho más allá de lo que ya conocíamos como BRIC, aunque no fuésemos realmente conscientes de su potencialidad, impulsada, qué duda cabe ya, por la avaricia y desmesurada ambición de los EEUU, con la creación en su seno de un nuevo Banco de Desarrollo, que se postula, con un fondo de divisas con recursos de 200.000 millones de dólares, como la alternativa real del Fondo Monetario Internacional, FMI. Todo ello, dijo Putin, “para asegurar el desarrollo de nuestros países y permitir, a sus miembros, ser más independientes respecto de los países occidentales”. Vamos, como quien no quiere la cosa, tranquilo y pausado. Sin entrar en provocaciones. Y, sin embargo, Jaque al rey.
La foto con Cristina KirchnerJosé MujicaEvo Morales y Nicolás Maduro, ya ha sido empalagosa para el jefe de la Casa Blanca, Barak Obama. Pero la foto de la reunión en Brasil, con los mandatarios de Brasil, India, China y Sudáfrica, ha sido un golpe mortal. A lo que hay que añadir, tratados bilaterales, de consecuencias económicas y sobre todo geoestratégicas sin determinar e impredecibles, entre Rusia y Argentina, Rusia y Nicaragua, Rusia y Cuba… Y para mayor desatino, el presidente chino, Xi Jinping, sucede sólo en una semana, a Putin, para seguir ganando terreno a los EEUU en lo que a Iberoamérica se refiere.
Por no recordar la anexión de Crimea a la Federación Rusa, con un apoyo popular, hasta en las urnas, que para sí lo querrían los europeos, a través de un proceso pacífico impecable, con lo que Rusia, recordémoslo, se asegura su salida al mar Negro. Una península que, por otra parte, mantenía de facto con sus pagos por el mantenimiento de su flota. Y es que 20 años no son nada. Y el ucraniano Nikita Jrushchov, entonces presidente de Unión Soviética, al final no pudo con el sentimiento de aquellos que habían sido rusos desde tiempos ancestrales. Nadie es profeta en su tierra. Y, emociones a parte, la envergadura geoestratégica de la acción llevada a cabo, rápida, firme y segura, no deja a nadie indiferente, que se suele decir.
Republicanos y demócratas enfrascados por segunda vez este año, por la ampliación del techo de deuda de los EEUU
Todo ello en el puñetero y poco propicio momento en que Obama tiene la necesidad de pedir una nueva ampliación de la deuda al Congreso de los EEUU, porque no puede hacer frente a los pagarés pendientes de pago. Una deuda contraída en su mayoría con China, que hoy, todo el mundo lo sabe, es mucho más “aliada” de Rusia de lo que lo era antes de comenzar la aventura ucraniana. Las leyes federales apuntan que el Congreso estadounidense sólo procederá a aprobar una ampliación del techo de deuda si la coyuntura es de tal calibre como para dar rienda suelta al voto afirmativo. Hasta el momento, la guerra particular entre republicanos y demócratas continúa su curso. El Tesoro norteamericano puede pagar hasta el día 2 de agosto, “incluso algunos días más, aunque no llegue al acuerdo”, según ultima hora de hoy martes 22 de julio, publicado por la web de The New York Times. Esto sería, según expertos estadounidenses, como mucho hasta el 10 de agosto.
¿Sería una guerra en la vieja Europa esa coyuntura favorable que Obama pide a gritos?
¿Justifica este panorama el crimen, como así lo llamó el presidente ruso en su primera comparecencia pública, de 298 personas inocentes?
¿Por qué derribarían las autodefensas pro-rusas un avión con pasajeros? ¿Para aumentar el elevado número de víctimas inocentes que ya siembran de dolor y desesperación su territorio?
Les prometemos seguir atentamente las pruebas aportadas a la investigación independiente e internacional que se ha aprobado en el Consejo de Seguridad. Todo ello lejos ya de falsas acusaciones, escasez de pruebas, y campañas de difamación y desinformación urdidas por los monopolios de la “prensa libre”. Y les prometemos, también, estar pendientes a las respuestas del presidente ucraniano, Petro Poroshenko,  para esclarecer quién dio la orden de desviar el rumbo habitual del avión hacia una zona en conflicto, para qué, qué hacía un caza de guerra ucraniano volando a 4 ó 5 km de distancia de un avión de pasajeros. Por qué ocultan el movimiento de baterías de misiles realizado unos días antes por su ejército…y, en general, a las respuestas que requieren las evidencias que presentan las fotografías de los sistemas de alerta rusos.
Fuente                                    Cristina Sánchez
elespiadigital                     Redactora Jefe de Elespiadigital.com